Juan Francisco Puello Herrera: Una vida fecunda al servicio del país



Por Freddy Ortiz Pujols

En su dilatada carrera como profesional de la abogacía y un hombre del deporte, a Juan Francisco Puello Herrera le ha tocado ocupar distintos cargos al más alto nivel. Sin embargo, su intachable conducta e integridad en su vida práctica lo han acompañado en esos menesteres.

"Todos los cargos que he ocupado son honoríficos, Nunca he cobrado por actividad por cargos que puedan interpretarse que tienen una remuneración, tampoco no he recibido dinero del gobierno, siempre he trabajado con una clientela privada", sostiene el hermano del reputado médico José Joaquín Puello Herrera, expresidente y presidente Advitam del Comité Olímpico Dominicano.

Juan Francisco, viene de una familia nativa de San Juan de la Maguana, siendo sus padres José Puello Rodríguez (Teto) y Sarah Herrera LaGrange
Ha estado inmerso en diversas actividades deportivas, incluyendo ligas de Béisbol y Softbol. Aficionado a la natación, disciplina que llegó a practicar por recomendación de su médico, debido a que tiene una hernia discal.


Nació el 14 de octubre de 1949 en la clínica Doctor Betances, en aquel entonces ciudad Trujillo, ya que sus progenitores se trasladaron a Santo Domingo en busca de nuevos horizontes.


Ha procreado con su esposa Mirna Martínez Noboa, cinco hijos, los cuales llevan por nombre: Paula Michel, Sara Patricia, Bernaliza, Juan Francisco y Pablo José Puello Martínez.

Como su padre era doctor en derecho, en diferentes oportunidades se desempeñó como fiscal en distintas provincias del territorio nacional como: Puerto Plata, Azua y Salceldo, teniendo que trasladarse con ellos a esos lugares.

En esa última provincia (Salcedo), fue cancelado su padre, por órdenes de Trujillo, lo que obligó a retornar con su familia a San Juan de la Maguana. Allí inició sus estudios primarios a la edad de cinco años en el Colegio "Parroquial de las Monjas Dominique" y luego cursó el bachillerato en el liceo público recibiendo su título de bachiller a los 17 años.

Después se traslada a Santo domingo, debido a que en esa época no existía extensión de ninguna universidad en la zona.

A los 18 años ingresa a la Facultad de derecho en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y forma parte de la segunda promoción de egresados de esa academia.

Heredó de su padre su inclinación por el béisbol, llegando algunos a sostener, (según refiere) que si se hubiese desarrollado en este tiempo fuera un jugador profesional, en vista de que era un sobresaliente campo corto.

Cargos Ocupados


Fue presidente de la Liga de béisbol de la región sur del país, la cual aglutinaba los jugadores reservas de los equipos representativos de las provincia de Peravia, San Cristóbal, Barahona, Azua y San Juan de la Maguana.

En el 1984 fue vicepresidente de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana y a partir de 1984 hasta 91 fue presidente de la misma liga.

Del 1991 a la fecha, es comisionado de la Confederación del Béisbol del Caribe, entidad deportiva que organiza la Serie del Caribe, a la cual pertenecen los equipos de béisbol de la República Dominicana, México, Puerto rico y Venezuela.

Fue presidente de la Fundación de Crédito Educativo (Fundapec) y actualmente se desenvuelve como presidente de acción, pro educación y cultura (APEC).

También ha escrito siete libros, entre los cuales se encuentran: Valores Morales desde la Perspectiva de la Fé, y Frutos del Silencio.

Escribe sendas columnas en el periódico “Listín Diario” y en la revista “amigos del hogar” sobre temas educativos y religiosos.

Ha dictado innumerables conferencias sobre asuntos morales y espirituales invitado por instituciones del país.

Igualmente, es encargado de maestrías y negocios corporativos de la Pontificia Universidad Madre y Maestra (PUCMM) y profesor de esa alta casa de estudios.

El destacado abogado y deportista recuerda con nostalgia, su niñez y adolescencia en su lar nativo, señalando que "no la cambia por nada ni por nadie".

Rememora un viaje que realizó a un rio llamado Bonao, que estaba localizado a 3 kilómetros de San Juan.

"Nos íbamos escondidos de nuestros padres y cuando regresábamos, pues escondíamos que habíamos ido al rio y esperábamos secarnos, pero siempre nos descubrían nos ponía la uña en la piel y si aparecía rastro de eso, siempre nos ponían de castigo.", resalta.

Videos más recientes

  • Driulis González asegura disciplina le dio el éxito

    Driulis González asegura disciplina le dio el éxito

     
  • GARABATO SACKIE, ATRAPADO ENTRE LA POBREZA Y EL ABANDONO

    GARABATO SACKIE, ATRAPADO ENTRE LA POBREZA Y EL ABANDONO

     
  • Entrevista con Javier Sotomayor, recordista mundial en saltos

    Entrevista con Javier Sotomayor, recordista mundial en saltos de Altura

     
  • Felo Ramirez, Confesiones al aire

    Felo Ramirez, Confesiones al aire

     
  • Juan Francisco Puello Herrera: Una vida fecunda al servicio del país

    Juan Francisco Puello Herrera: Una vida fecunda al servicio del país

     
  • Luguelin Santos

    Luguelin Santos en Hola Gente

     
  • Felix Sanchez

    Felix Sanchez en Al Rojo Vivo

     
  • Marino Pérez, toda una vida al deporte

    Marino Pérez, toda una vida al deporte